sábado, 17 de enero de 2015

Relato Navideño

CAPÍTULO 2

Asesina.

Asesina.

Eso ponía en el papel que me había tocado pero, ¿qué significaba? ¿Sería un juego? Sí, seguramente, eso era lo más probable ya que, cuando éramos estudiantes, mis compañeros habían mostrado un gran afán a la hora de jugar a alguno. Sin embargo, todavía no habían explicado las reglas, por lo que tan solo me dedicaría a esperar.

En aquel momento me encontraba de pie ante una ventana, en el interior de un gran salón de baile en la planta baja de un gran hotel. En el habían sido colocadas varias mesas, todas con snacks, tales como sándwiches y pastelillos, para ir picando durante la noche. Además, había un escenario con un equipo de música para ir ambientando la sala, junto con una pantalla grande y unos  micrófonos para que aquellos más valientes se atrevieran a cantar. Me pareció muy buena idea el hecho de no montar una velada demasiado sofisticada puesto que, al fin y al cabo, era una reunión de antiguos amigos.

Aparte de mí, había alrededor de catorce personas más, sin contar las que iban aproximándose desde la calle. Todos y cada uno iban cogiendo los pequeños papelitos de la caja situada en la mesita de la entrada, donde Megan Payne, indicaba a cada uno que nadie debía decir lo que estaba escrito en sus papeles. La reina del baile de nuestra promoción lucia incluso más hermosa que antes, a pesar de hasta haberse casado y de tener tres hijos, dos de ellos gemelos, según lo que había escuchado claro. Después de tantos años seguía teniendo aquella apariencia dulce y su frescura subía el ánimo a los que la rodeaban.

Era evidente por qué había sido nombrada la reina del baile.

- ¿Anne? ¿Eres tú? - me gire para ver quién era, dejando así de mirar por la ventana.

Sonreí ampliamente al ver a Evelyn, una de las compañeras de clase con la que había tenido más relación, por así decirlo, ya que era la chica con la que me ponía siempre a la hora de hacer proyectos en grupo. Tenía tres años más que yo.

- Pues claro que soy yo - dije riendo -, ¿quién si no?

Ella sonrió en respuesta y me dio un abrazo, al que yo respondí igual.

- Vamos - dijo sujetando mi brazo -, los de nuestra clase hemos conseguido reunirnos juntos. Solo faltan unos pocos.

Deje que me llevara y, mientras tanto, me dedique a observarla. Tenía los mismos ojos azules brillantes y los mismos rizos negros que siempre, pero ahora sus características curvas ya no estaban tan definidas y algunas patas de gallo eran la firma del tiempo que había pasado. Al mirar más allá de nosotras pude ver al grupo que habían formado nuestros ex-compañeros, todos estaban allí, incluido...

- ¡Joshua! - exclamo Evelyn abalanzándose sobre él.

Durante el movimiento soltó mi brazo y yo me quede allí, viendo como ella abrazaba al rey del baile. Joshua sonrió abiertamente a mi amiga y la abrazo con gran emoción mientras reía. Convencida de que no me necesitaban, mire a los demás y comencé a alejarme para saludarlos a todos.

- Anne, que alegría verte - dijeron unos cuantos.

Yo reí.

- Yo también me alegro de veros - con esa frase me acople al grupo.

- Muchos teníamos curiosidad sobre como habrían tratado los años a la más joven de la clase.

- Cierto - estuvo de acuerdo alguien detrás de mí.

Era Megan.

- Aunque creo que casi todos hemos estado leyendo la columna que escribes en la revista Sheldon - ella se puso a mi lado y miro a los otros -, ¿no es eso cierto chicos?

- Quien diría que la cerebrito de la clase terminaría escribiendo una columna de consejos en una revista famosa - sonreí y me encogí de hombros ante eso.

- Nunca dije que quisiera hacer otra cosa.

- Si - dijo Joshua, acercándose a nosotros junto a una feliz Evelyn -, recuerdo que te pasabas las horas de clase escribiendo cosas en el cuaderno.

Me sentí repentinamente bien al escuchar aquello. Por lo visto el rey me prestaba atención en clase.

- No recuerdo cuantas veces los profesores te confiscaron ese cuaderno - siguieron comentando, y todos reímos.

Continuamos hablando durante bastante rato, hasta que Megan anuncio que debía subir al escenario para hablarnos  todos y nos quedamos esperando callados para ver que decía. Bueno, casi todos nos quedamos callados, porque Evelyn y Joshua mantenían una animada conversación entre ellos.

Habían sido grandes amigos desde niños, todos lo sabíamos, y cuando él se marchó a estudiar al extranjero la mañana siguiente al baile dejaron de tener tanto contacto como hasta el momento. Pero cinco años después él ya estaba de vuelta, y su amistad se había reforzado. Siempre había pensado que ambos terminarían juntos porque era lo que cabía esperar, ¿no? Los dos eran guapos, estaban solteros, vivian sin apenas preocupaciones y se complementaban el uno al otro. No veía razón alguna para que no sucediera algo entre ellos, algo más allá de la mera amistad. Les observé un par de minutos, sopesando aquello, y Joshua me pilló mirándoles. Bajé la vista un momento y luego miré nuevamente al frente, hacia el escenario, con una débil y desanimada sonrisa en el rostro. Sinceramente, me dolía un poco el corazón pensando que no existía nada que les impidiera estar juntos, algún obstáculo entre Evelyn y mi primer amor, porque sí; continuaba enamorada de él.

Auch, se quejó mi corazón.

- ¿Podéis atenderme? - pregunto Megan, reclamando la atención de todos -. Primero que nada quiero daros las gracias por venir, porque ya sé que muchos os mudasteis a lo largo de los años y habéis venido desde muy lejos, y también porque es un placer volver a encontrarnos con nuestros viejos amigos y compañeros, esos con los que vivimos grandes experiencias.

Todos aplaudimos y varios soltaron gritos mostrando su agradecimiento.

- En segundo lugar - continuó -, sé que muchos os preguntareis que son esos papelitos que habéis recogido a la entrada - miré un segundo el papelito que había enrollado entre mis dedos -. Pues sabed desde ya que forma parte de un juego.

A mi alrededor el ambiente se volvió más activo ya que la gente estaba curiosa y excitada por saber de qué trataba todo. Puede que pasaran los años, pero las personas no habían cambiado nada.

- En los papelitos hay tres papeles a ejercer diferentes - empezó a explicar Megan -. Ciudadano, ayudante y asesino - vi como los demás volvían a releer cada uno sus papelitos -. Los que tengan escrito ciudadano no tienen que hacer salvo averiguar quién es el asesino antes de que este os mate. El ayudante debe encontrar al asesino y hacerle saber qué papel juega, ya que tendrá que ayudarle a asesinar a todos y cada uno de los ciudadanos.

Un gran "aaaaa" de sorpresa se expandió por toda la sala, mientras que yo estaba petrificada.

- El asesino actuara normal, hablara con todos y todas, pero tan solo con guiñarle un ojo a su víctima esta habrá muerto, marcándose a si mismo con una pequeña cruz en la palma de la mano con uno de los rotuladores repartidos por todas las mesas - mire hacia un lado y vi uno de los rotuladores de los que Megan hablada -. El ayudante, solo cuando haya contactado con el asesino, podrá matar mordiéndose la comisura del labio.

Observe disimuladamente al resto, buscando en el rostro de alguien  alguna pista sobre quien podía ser aquel ayudante.

- Una vez muertos, los ciudadanos no podrán informar a los otros de quien les ha matado. Si el asesino y el ayudante consiguen matar a todos, se llevaran esta completa cesta de navidad que deberán compartir - la antigua reina del baile señaló a una mesa encima del escenario, con la majestuosa cesta encima. La verdad es que era bastante, wow.

Definitivamente iba a ser mía.

- Pero si los ciudadanos les descubrís antes de que consigan mataros, recibiréis una entrada cada uno para ir al gran concierto de navidad de mañana por la noche. Pasadlo bien, y que comience el juego.

Ahí fue cuando todo se descontroló. El gran concierto de navidad era un gran evento al que todo el mundo quería ir, y por ello conseguir entradas resultaba realmente difícil. Por tanto, todos los allí presentes deseaban encontrar al asesino para conseguir su ansiado premio.

Era mucha presión.

Me puse en marcha hacia el baño rápidamente, el único lugar donde tendría algo de privacidad para relajarme, centrarme y pensar un plan. ¿Por qué me había tenido que tocar a mí el asesino? ¿No podía haberme salido un inofensivo ciudadano? De entre todas las posibilidades, me había tocado a mí la más remota e imposible de todas, la de coger el único papelito que ponía "asesino".

- Hay que ver Anne, la suerte que tienes - murmure a la vez que entraba en el servicio de mujeres.

Gracias al cielo, no había nadie salvo yo.

Me acerqué al lavamanos y abrí el grifo para mojar mis manos y luego mi rostro. Necesitaba algo fresco en la cara para poder pensar con claridad, porque aquella cesta sería mía con ayudante o sin él. Sería algo así como mi recompensa por haber ido aquella reunión aun siendo mi cumpleaños.

Pero todavía no sabía cómo iba a picarles el ojo a todos. ¡Si a la mayoría no los conocía! Bueno, nunca era tarde para conocer gente nueva, ¿no? Además, se suponía que yo era la cerebrito y podía usarlo para lograr mi objetivo.

Por primera vez ser lista era una gran ventaja.

Así que, tratando de convencerme a mí misma de esa idea, me sequé y salí del baño. Apenas había cerrado la puerta tras de mí cuando alguien me sujeto de la muñeca y me jaló lejos de allí. Me sorprendí mucho al ver que se trataba de Joshua, que me llevaba a la terraza que daba al jardín del hotel.

- ¿Qué pasa? - pregunte.

La verdad es que estaba bastante curiosa por saber la razón que había llevado al rey del baile a llevar a la cerebrito al jardín, que por cierto era realmente hermoso.

- Anne - dijo poniéndose frente a mí -, te presento a tu nuevo ayudante.

Abrí los ojos de par en par.  ¿Me estaba diciendo que él me ayudaría a eliminar a los demás? Pero eso no era lo más importante...

- ¿ Cómo has averiguado tan rápido que era yo la asesina? - estaba tan sorprendida.

Él rio débilmente, y mi corazón se paró. Nunca, a pesar de todo el tiempo que había pasado, había olvidado aquella forma tan característica que tenia de reírse, ni la forma en que me sentía cuando lo hacía, esa risa de la que estaba enamorada. Noté que mi corazón se aceleraba entonces y trate de disimular, tal y como hacía de joven cuando le veía.

- No has cambiado nada, estrella - contesto, mirándome a los ojos.

Estrella. Así me llamaba cuando éramos estudiantes. "Lo recuerda", pensé, y me sentí repentinamente feliz.

- No me llamabas así desde hace mucho - dije girándome y mirando al jardín. Camine unos pasos -. Pensé que ni te acordarías.

- La última vez que te lo dije fue el día que me marché - dijo colocándose a mi lado -, en el aeropuerto.

Le mire sorprendida. ¿Se acordaba también de eso?

- No te sorprendas tanto - dijo mirándome -. Pasamos buenos momentos juntos - su tono serio hizo que mi corazón se acelerara más aún. ¡Parecía una adolescente por favor! -. Eso jamás se olvida.

- Tan solo te daba clases de mates - conteste, en un intento por calmarme -. Estoy segura de que no era tu momento más divertido del día.

Vi como abría la boca para decir algo, pero luego la cerró de nuevo, como si no valiera la pena decirlo, despertando así mi curiosidad. Sin embargo, no traté de insistirle ya que, bueno, ¿quién era yo para hacerlo? Si no quería decírmelo, no le iba a presionar para que lo hiciera.

- Bueno, ayudante - dije mostrando determinación -, pensemos un plan.


Él me miró, algo dudoso, como si aún quisiera hablar de otra cosa, y yo le devolví la mirada a la espera de que ver si me lo decía o no. Finalmente, tan solo asintió hacia mí.

6 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJJAJA tengo que decir que me siento demasiado indentificada con lo del asesino y que se le note. Me parto la caja Nani. Y .. QUE MONOOOO JOSHUAAAAAA !!!! Me mato de la emoción
    Quiero maaaaaas nani.
    TE QUIEROOOOOOOOOOOO MUUUUUCHO ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajj tuve que poner ese juego porque no se me ocurría ninguno más entretenido jejejejeje Siiiiii ES MU MONO!!!!
      YO TE QUIERO MUCHO MAAAAAAS♥♥♥♥

      Eliminar
  2. Gracias por el nuevo capi, y esto se puso muy interesante, no me lo esperaba...A ver cómo sigue el juego!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nadaaa, siento la demora, pero los estudios ocupan gran parte de mi tiempo y no me queda para escribir. Me alegro que te gustara, besooooos

      Eliminar
  3. Muy muy bueno mi bruji.
    La verdad que no sabía para que querias un juego cuando me preguntastes que te diera ideas, pero veo que tú solita lo has sacado y muy que muy bien. Me encanta jijiji. Yo tampoco podría jugar a ese juego y más si me tocara de asesina, me descubririan antes de empezar jajaja. Eso sí, si el ayudante en cuestión me descubre jijiji ni me importaría jiji.
    Quiero más y ver que pasa.
    Muchos besos mi bruji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii jajajaja lo saqué yo solita :3 En cuanto puedo termino el siguiente y lo publico. Te quiero muchooooooooo <3

      Eliminar